Lo que nadie te dice sobre las dietas y los productos light

¿Sigues postergando para el lunes empezar una dieta?

¿Las dietas son una tortura para ti?

¿Tan sólo escuchar la palabra "dieta" te provoca un hambre incontrolable?

¿Te resultan familiares las siguientes afirmaciones?

-Estoy a Dieta y como más.

- Me siento cansado y sin fuerza.

-Tengo malhumor y sólo pienso en comida....

- ¡Y todavía encima la comida me sale carísima!

Si eres como la mayoría de los seres humanos es muy factible que esos comentarios te hagan sentir identificado, da igual si el régimen alimenticio lo iniciaste por tu propia voluntad o por mandato médico.

Pues bien, vamos a tratar el tema desde un punto de vista práctico y ameno.

La verdad es que para conseguir bajar de peso o quemar grasa no necesitas consumir productos light, no tienes que morirte de hambre, ni tampoco hipotecar tu casa.

¿Por qué me atrevo a hacer semejante afirmación?

Porque los productos "light" recomendados especialmente para reducir el consumo de calorías, generalmente no se traducen en la lógica y consecuente pérdida de peso.

Y tú dirás: "¡Pero... ¿Cómo?!"

Bueno, es que a tu cuerpo no lo engañas tan fácilmente y cuando no le aportas ni las calorías a las que está acostumbrado ni los nutrientes necesarios, no se conforma y exige más. La señal de escasez llega al cerebro quien lo traduce en un hambre atroz, y entonces te zampas lo primero que encuentras.

Vamos a ilustrarlo con un ejemplo que encuentro muy práctico, que siempre que se compara con dinero, coche y casa la gente capta rápidamente el concepto.

Imagínate que sube la gasolina y entonces decidimos ponerle a nuestro coche la gasolina más barata, porque por el mismo dinero conseguimos más litros, aunque sea de menor octanaje. El medidor del tanque lo marcará como lleno, pero luego el coche no funciona igual y la gasolina se gasta más rápido, viéndote obligado a repostar con mayor frecuencia. Lo mismo sucede cuando comemos igual cantidad con menos calorías y nutrientes. Está comprobado que la deficiencia alimenticia provoca severos cambios en la conducta, depresión, agresividad, malhumor, malestar. Por no mencionar otras consecuencias obvias para el organismo, además de no acercarnos al objetivo deseado: adelgazar y verte genial. Y a eso hay que sumarle que los productos dietéticos cuestan más. Negocio redondo. Pero no para ti que gastaste más dinero, pasaste un hambre de película y no adelgazaste ni un gramo.

Y entonces.... ¿Qué es lo que funciona?

Planear un régimen de comidas que nutra tu cuerpo, mantenga tu nivel de energía y te ayude a quemar grasa.

Eso suena muy lindo, y te preguntarás..." ¿Y cómo le hago...??"

Pues aquí te paso algunos truquitos que combinados con algo de ejercicio y constancia te ayudarán a quemar grasa de forma sana, nutrirte mejor y no tener esa sensación de hambre todo el tiempo.

- Hacer varias comidas pequeñas, entre cinco y ocho, a lo largo del día (aproximadamente cada tres horas).

- En las comidas principales tomar sopa o caldo de entrada. Luego un plato principal que dividirás en cuatro partes iguales. Una parte de proteína (carnes, huevo, proteína de origen vegetal), otra de carbohidratos compuestos (arroz, pasta, papa, batata) y la otras dos partes restantes de ensalada de vegetales de tu preferencia.

- Entre comidas puedes comer una fruta, yogur o batidos. Recuerda siempre incluir alguna forma de proteína, por ejemplo puedes acompañar una manzana con un puñado de frutos secos (almendras, maní, nueces, etc.), un yogur con semillas de chía, o un batido con semillas de lino. Eso evitará el pico glucémico que se produce cuando lo que comes pasa muy rápido al torrente sanguíneo, seguido del bajón de glucosa en la sangre, que es responsable de la falta de energía y ataque de hambre.

- Beber abundante agua o tu té de hierbas favorito a lo largo del día.

- Tomar un complejo de vitaminas y minerales.

- Una vez por semana, comer lo que te guste. Como premio por tu esfuerzo.

Tu organismo, al tener nutrientes y sentirse fuerte y saludable, va ir respondiendo a nuestros propósitos, aumentando la autoestima y el círculo de bienestar, mejorando tu calidad de vida notablemente.

Si sigues estos consejos no necesitarás ni siquiera contar calorías. Sólo un poco de constancia y perseverancia y de seguro en muy poco tiempo empezarás a ver los resultados.

¿Y cuánto te llevará ver cambios significativos? Eso dependerá de cuánto quieras adelgazar, ten en cuenta que si tienes mucho sobrepeso puede tomarte unos cuantos meses conseguir la imagen que deseas. Pero te aseguro que valdrá la pena, ya que no sufrirás en el proceso de ponerte en forma y verte genial.

¡Espero que lo pongas en práctica muy pronto y te auguro mucho éxito en tu plan de adelgazar sin sufrir!

Tu coach personal:

ALFREDO MARCHESE